miércoles, 26 de octubre de 2011

2.

Si, solo tengo 15 años, y me hace gracia cuando me dicen que no se nada de la vida, que con solo 15 años no soy lo suficiente madura, que soy una enana que solo es mayor cuando quiere serlo.
Y es cierto, soy una enana que juega a ser mayor, que vive de ilusiones. Que huye de ciertas obligaciones, y en cambio pide que le den un punto de confianza.
Que intenta ser fuerte y luchar contra pequeñas tonterías que para ella son grandes desgracias.

Que aparenta tener una madurez que a veces flojea. Que tiene mucho carácter y en ocasiones resulta casi imposible de controlar. Que llora a escondidas. Que chilla para ahuyentar sus males.
Que se asoma a la ventana cuando llueve. Que aun se asombra con los fuegos artificiales.
Sí , seré una enana que no sabe de que va todavía la vida, que le quedan muchas cosas por vivir y por aprender. Pero para tan solo ser una enana he aprendido bastantes cosas, he sentido sentimientos que muchas personas mayores que yo, nunca han llegado a sentir.

1.


¿Este mundo?
Mi mundo. Un mundo sencillo en el que vivir de sueños, de momentos especiales, de sensaciones pasadas, de sabores probados, de lugares preciosos, de momentos irrepetibles. Vivir de recuerdos, y día a día crear nuevos.